Ensayo sobre la poesia

Publicado por Los ensayos – April 4, 2012

ENSAYO SOBRE LA POESIA


1. ASPECTOS DE SU PERMANENCIA

La poesía es un lenguaje perenne y ecuménico, no puede no-ser; no puede ser desterrada del lenguaje, la poesía es lo armónico en él de forma semejante como las rosas son lo armónico de los jardines; que pase inadvertida es diferente, y su aparente inoperancia radica en el hecho de su preponderante uso, aspecto que hace que nos habituemos a ella y no la percibamos, pero ¿podría concebirse una comunicación oral o escrita sin metáforas o analogías? ¿Sin lexicología concebida para hacer más dulce un diálogo? ¿O para exultar o imprecar? La poesía es como un aire, pasa inadvertida, no se ve, pro ahí está; sin embargo, suprímase el aire de la vida del hombre y este perece; y suprímase la poesía del lenguaje y este no subsiste, así es ella, inseparable, viva aun en las duras rocas o entre las lilas del valle; no puede aislarse ni siquiera del lenguaje más estricto y seco que, para este caso, servirían bastante bien las matemáticas o la geometría, siendo que estas mismas ciencias la ratifican con las analogías, con las letras o el espacio. CMDoS

La poesía la comemos día a día, la hablamos, la oímos; es cierto que la acepción popular que la caracteriza es la rima y la métrica, no obstante, es de anotar que para la época en que esta lírica tenía auge los nobles, los feudales y los personajes de la realeza buscaban asimismo la rima y ritmo en sus conversaciones. Avanzando, hoy por hoy, a los estilos libres cabe anotar que en nuestras conversaciones arrimadas también subsiste, día a día, en lo cotidiano, cuando saludamos y cuando decimos “que día hermoso hace”, o como cuando vamos como unos náufragos y decimos “el destino es oscuro”.

Un intento por desterrarle la forma poética a esta última sentencia sería “el destino es poco esperanzador”, sin embargo, nótese que en la poesía los elementos que le dan robustez y expresión son los adjetivos, como en todo. CMDoS

Basten estas simples razones para declarar, casi que como axioma, que la poesía no puede no-ser y que el poema está antes de abrir la página, en el discurso vehemente de las defensas y las acusaciones, en los tratados de astronáutica, en la taxonomía que cataloga y define las flores, o en la zoología que establece reglas de organización entre

reinos y reinos. La poesía sigue viva aun en la voz fragmentada de la madre que llora, en el niño que se queja; sigue viva y perenne porque el lenguaje humano jamás puede ser lo suficientemente seco y estricto como para desterrar las formas bellas con que se le orna.

2.ASPECTOS ESTRUCTURALES

La poesía es un lenguaje perenne y ecuménico, y toda tentativa de salvarla resulta infructuosa no por el hecho de que ya esté lapidada o impelida al exilio de la amnesia, sino porque no puede perderse ni desterrarse, se transforma sí, pero sin perder su esencia; pasa inadvertida, pero sin dejar de existir.

En cuanto a generalizar conceptos me parece que la poesía debe ser sencilla y compuesta a un tiempo, viva y pausada, rebelde y dulce; esto es no anclarnos a un sistema monoestílico, por ejemplo: ronco, pausado, a veces difuso de Neruda que, con todo y Neruda, cansa a veces. Sin embargo, si homogenizamos estos elementos –que sería lo más prudente- tendríamos como resultado un canto armónico que, de reiterarse en el conjunto de los escritos nos avocaría a la monotonía y tedio del que lee. Entonces es importante que hayan varios estilos y que cada poeta asuma su propio modo de escribir, esto le brindaría mucho beneficio y una caracterización propia. Otra opción sería escribir en varios estilos que avocaría a una solución: no aburrir al que nos lee, sin embargo esto sería plausible si la obra de un mismo autor es lo suficientemente extensa para que lo amerite, no obstante, no está mal estructurado que en obras pequeñas hayan giros, vuelcos que hagan una poesía viva y en movimiento, esto en concordancia con nuestra época que también juega papel importante.

Avenimos finalmente en que las épocas dan a luz el estilo que les es propio pero que, en ese gran estilo, se desprenden bifurcaciones que lo hacen variado y rico. Escribir en la actualidad una poesía métrica y rimada sería un tanto anacrónico; lo que podemos sí, y debemos, es buscar variantes en las formas libres que, por el contrario de encajonarla, la hagan múltiple en forma y variopinta como una selva. Avenimos también en que lo más adecuado es que cada autor adquiera un estilo propio y auténtico que lo caracterice y lo diferencie, esto redundará en  pro de su poética y de su propio nombre-. Aunque también puede darse el caso del autor que hace de su obra una selva y eso es lo que lo caracteriza, lo importante es que haya libre fluir de la musa aunque, en mi modo de ver, la selva no debe ser una obra parcial sino la poesía en sí, toda en su conjunto, así habrá poéticas lúgubres como el sauce, o altas y vivas como el eucalipto, o serenas y tenues como la hierba, sin que ello designe que el lector –que en últimas es lo más importante en la creación literaria- llegue al tedio porque puede pasar de un Neruda a un Paz, o de un Whitman a un Gibran.

Veamos ahora algo sobre las temáticas; en esto, como en el caso antecedente, la poesía es una selva a igual que el poeta, sin embargo el poeta está restringido y no puede abarcar la totalidad de los temas o circunstancias que son aspecto trascendente o cotidiano en  la vida del hombre. Bien, tenemos la selva-escritor; pero necesitamos hacerle distinciones y eso lo logra el poeta en su auto-descubrimiento sea su propósito o no. Ser una selva variada es llegar a una gama  más múltiple de lectores -o quizás no-, es en todo caso, hablarle al médico de su medicina, al constructor de sus construcciones y al loco de sus locuras; sin embargo sería interesante verlo bajo otra perspectiva y redescubrir la legitimidad de los temas clásicos, por ejemplo, en el médico, en el arquitecto, o en el abogado, porque tanto uno como otro se enamora, tanto uno como otro teme a la muerte o se siente en sus más íntimas fibras ante el horror de la guerra… esto, en  cierta medida, nos permite acortar distancias, sin dejar de lado la multiplicidad de circunstancias esenciales en la vida del hombre y del artista, circunstancias que, se quiera o no, se dan como un antídoto espontáneo; esto es sintetizar gustos, ansias, es hacerse variado en la unidad, y no sólo en virtud del posible lector sino en virtud de una poesía rica, amplia e individualizada, a una vez consiguiendo otro objetivo el cual es no causar indigestión literaria ni erosión monotemática. Lo conveniente es ser como el médico: especializado y no general. Si todos fueran médicos generales se estaría haciendo lo menos conveniente tanto para ellos como para el paciente. Sin embargo es de aclarar que esto sucede como acto espontáneo y no premeditado, innato, así que, por favor, no se vea esto con ojos de lucro, no se asocia a propósitos a los cuales la poesía no se inca ni rinde tributo.

(c) Losensayos.com


______________________________________________________
<< Artículo anterior | Artículo siguiente >>
______________________________________________________