La serpiente del Eden

Publicado por Los ensayos – November 25, 2012

La serpiente tentadora del Eden

La serpiente realmente le dio al ser humano la posibilidad de estar a la altura de los dioses; parad贸jicamente es la serpiente quien aparece condenada y percibida como algo maligno. Es como si se hubiera entendido totalmente al contrario; la figura que priv贸 al hombre de la sabidur铆a y de inmortalidad es venerada como Dios, y la figura que abri贸 los ojos del hombre y le hizo conocedor de la sabidur铆a universal es repudiada y tildada como demonio. Evidentemente, si el hombre alcanza la sabidur铆a universal del bien y del mal y consigue la inmortalidad ya no tiene nada que envidiar a los dioses, y aquellos devienen innecesarios. Si el hombre se convierte en un dios ya no necesita de Dios. No en vano las interpretaciones teol贸gicas a las que hemos accedido con respecto a estos pasajes del G茅nesis provinieron de sacerdotes, de l铆deres religiosos. 脡stos siempre sugieren, insin煤an que el hombre necesita de Dios 鈥搇o cual no es m谩s que una forma de crear una especie de dependencia鈥, que el hombre necesita de templos, iglesias, sinagogas, pont铆fices, intermediarios, ritos, sacramentos, etc. Pero es claro que todo eso es innecesario, que el hombre lo que necesita es el conocimiento (gnosis), la auto-iluminaci贸n. La serpiente es, entonces, un amigo del hombre, y no su enemigo. La serpiente conoc铆a lo que s贸lo los dioses conoc铆an 鈥損ero que hab铆an ocultado鈥; la serpiente conoc铆a lo que le estaba vedado al hombre; la serpiente conoc铆a lo que las otras criaturas ignoraban, y as铆 claramente lo evidencia el libro del G茅nesis.


 

Gn 2, 16: Y mand贸 Jehov谩 Dios al hombre, diciendo: De todo 谩rbol del huerto podr谩s comer;

17: mas del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal no comer谩s; porque el d铆a que de 茅l comieres, ciertamente morir谩s.

 

N贸tese que Dios le dice al hombre solamente una verdad a medias. Le dice que la ingesta del fruto del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal le causar谩 la muerte, pero no le dice jam谩s que la ingesta de dicho fruto lo har谩 conocedor de la sabidur铆a universal, de la sapiencia del bien y del mal. Es un dios que oculta la verdad completa, que calla y, en cierto modo, hasta un Dios que enga帽a.

 

Gn 3:1 Pero la serpiente era astuta, m谩s que todos los animales del campo que Jehov谩 Dios hab铆a hecho; la cual dijo a la mujer: 驴Conque Dios os ha dicho: No com谩is de todo 谩rbol del huerto?

 

Es extra帽o que la serpiente supiera acerca de la prohibici贸n que Dios hab铆a hecho al hombre. Y es todav铆a m谩s extra帽o por cuanto la prohibici贸n fue hecha antes de que fueran creados los animales, al menos en forma f铆sica (Cf. Gn 2, 16-19). No trataremos aqu铆 el modo mediante el cual habr铆a tenido la serpiente este tipo de informaci贸n, pero lo que s铆 parece claro es que el hombre no fue quien le particip贸 de informaci贸n tan sensible.

 

Gn 3, 2: Y la mujer respondi贸 a la serpiente: Del fruto de los 谩rboles del huerto podemos comer;

3: pero del fruto del 谩rbol que est谩 en medio del huerto dijo Dios: No comer茅is de 茅l, ni le tocar茅is, para que no mur谩is.

4: Entonces la serpiente dijo a la mujer: No morir茅is;

5: sino que sabe Dios que el d铆a que com谩is de 茅l, ser谩n abiertos vuestros ojos, y ser茅is como Dios, sabiendo el bien y el mal.[1]

 

Si bien es verdad que en el caso en el que la serpiente se muestra conocedora de la prohibici贸n que Dios hace al hombre con respecto de no comer del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal, puede aducirse que habr铆a sido informada por el hombre o por la mujer, no lo mismo puede decirse de esto 煤ltimo. La serpiente, en este punto, se nos muestra como la portadora de un conocimiento superior, como la portadora del fuego iluminador, como la depositaria de un conocimiento al que s贸lo los dioses han tenido acceso. 驴Qui茅n es esta serpiente que parece tener el conocimiento s贸lo accesible a Dios mismo? No parece ser un animal corriente, y hasta podremos dudar de que lo sea. Lo que Dios le ha ocultado al hombre ella lo sabe. Ni el hombre ni la mujer saben de las consecuencias que traer铆a comer del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal (o las saben, pero en forma parcial); sin embargo, la serpiente s铆 lo sabe. 驴De d贸nde obtuvo ella este tipo de conocimiento superior? La serpiente se nos parece, en este punto, a una especie de Prometeo encadenado (tildada de maligna y atada con grilletes a la piedra del vituperio) que ayuda al hombre (H茅rcules) a conseguir las manzanas doradas (a comer del fruto del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal) que conceden la inmortalidad (en este caso la sapiencia superior). El y ella (Prometeo y la serpiente) tienen la sabidur铆a, el conocimiento. Prometeo le da a H茅rcules la informaci贸n precisa de c贸mo lograr conseguir las manzanas doradas del Jard铆n de las Hesp茅rides, y la serpiente le proporciona informaci贸n clasificada acerca del fruto del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal del Jard铆n del Ed茅n. Prometeo, en la mitolog铆a griega, es condenado por llevarle el fuego a los hombres (la iluminaci贸n); y la serpiente, en la tradici贸n occidental, es condenada por llevarles el conocimiento a los hombres (la sabidur铆a, la iluminaci贸n (por cuanto se abrieron los ojos, lo que implica que hubo luz, iluminaci贸n). Prometeo fue condenado a ser encadenado a una piedra, y la serpiente condenada a arrastrarse por la tierra (en ambos casos, es castigo es la sujeci贸n a algo duro, 谩rido, 谩spero).

Pero todav铆a hay m谩s similitudes. Prometeo en griego significa previsi贸n. Y si notamos, en los pasajes del G茅nesis, dicha cualidad es perfectamente aplicable a la serpiente quien prev茅 lo que acontecer谩 si el hombre come del fruto del 谩rbol de la ciencia del bien y del mal.

Ahora bien, no se puede desconocer que tanto Prometeo como la serpiente logran un gran bien y un gran mal 鈥搎ue no es intenci贸n ni de Prometeo ni de la serpiente, sino聽 que se presenta m谩s bien como represalia de los dioses鈥. Prometeo logra robarles el fuego a los dioses y llev谩rselo a la humanidad para que logre calentarse e iluminarse pero, como represalia Zeus crea a una mujer (Pandora) que abre un 谩nfora donde se encuentran todas las plagas, dolor, pobreza, etc., y Prometeo, a su vez, es encadenado a una piedra donde un 谩guila se le come el h铆gado todos los d铆as.

 

La serpiente logra abrir los ojos de Ad谩n y Eva 鈥搇o que puede interpretarse como que logr贸 despertarles y sacarles del enga帽o (Cf. Gn 3, 5; 3, 7)鈥 pero, como represalia, Dios expulsa a Ad谩n y a Eva del para铆so (cabe se帽alar que en el texto b铆blico pareciera atribuirse la culpa principal a la mujer, en lo que viene a ser una especie de Pandora abriendo el 谩nfora que desencadena todos los males). Por su parte, la serpiente es condenada a arrastrarse por la tierra, comiendo polvo todos los d铆as de su vida.

No se puede negar que, las similitudes son, cuando menos, notables. Ahora bien, al margen聽 de todo ello, parece que la decisi贸n que toma Eva, y posteriormente Ad谩n, es la mejor, la m谩s apropiada. Si el hombre y la mujer hubieran rechazado el consejo de la serpiente no hubieran logrado ser semejantes a los dioses en lo que respecta a la sapiencia del bien y del mal, sus ojos no hubieran sido abiertos y habr铆an vivido, puede que felices, pero en la ignorancia, enga帽ados, ser铆an como hijos subnormales, sin la sapiencia del bien y del mal. Por otro lado, no fue la serpiente la que sedujo a Eva; fue dios el que ya los hab铆a seducido o, cuando menos, el que contribuy贸 en gran medida con la inquietud de Ad谩n y Eva respecto de ese fruto prohibido; fue Dios el que comenz贸 todo, el que, en cierto modo, los desaf铆o y, a menos de que esto fuera parte de su plan 鈥揳s铆 lo creemos鈥, su papel es rid铆culo y hasta la serpiente se muestra m谩s inteligente y previsiva que el mismo Dios. En ese sentido, la serpiente ni siquiera es necesaria pues Dios ha hecho todo el trabajo el mismo y resulta claro que con prohibici贸n o sin prohibici贸n, con serpiente o sin serpiente, con Dios o sin Dios, Ad谩n y Eva habr铆an comido de ese fruto tarde o temprano, no importa que 聽el fruto hubiera estado en el centro o en la periferia.


[1] El 谩rbol de la ciencia del bien y del mal permite conocer el bien y el mal. Sin embargo, a excepci贸n del sexo, no hay ning煤n otro fruto que, en si mismo nos permita conocer el bien y el mal. Mediante el sexo se puede generar vida, pero tambi茅n se puede generar muerte; el sexo puede ser dignificante, pero tambi茅n mediante 茅l se puede degenerar en la forma m谩s abyecta. Los homicidios, las masacres, las torturas, los odios, las iras, las vanidades, las codicias y, en s铆ntesis, los cr铆menes m谩s bajos y execrables, la maldad m谩s exquisita que el hombre pueda conocer, acceder y practicar, no pudo, sin embargo, haberse dado en el Ed茅n. No es algo que, al punto de practicarlo, les haga descubrir que est谩n desnudos. Ad谩n no asesin贸 ni tortur贸 a Eva, no entraron en ri帽a ni en discordia; es decir, ninguna maldad cometi贸 el uno contra el otro. Sin embargo, una vez que acometieron su acto 鈥搎ue de hecho les result贸 gratificante a los sentidos y ninguno de los dos se opone鈥 se descubrieron desnudos y, en este sentido, es claro, expl铆cito, el relato del G茅nesis.

Extracto del libro LAS VERDADES OCULTAS DE LA BIBLIA

EL LIBRO QUE EST脕 HACIENDO TEMBLAR AL

VATICANO

EN BASE A EVIDENCIA B脥BLICA SE DEMUESTRA

QUE:

MAR脥A DE NAZARET
No fue virgen
Tuvo m谩s hijos (se revelan sus nombres)
Habr铆a tenido a Jes煤s, no se Jos茅, sino de otro hombre (se revela su identidad)
MAR脥A MAGDALENA
Fue la esposa de Jes煤s
Era la princesa de Magdalo
Estaba embarazada al momento de la crucifixi贸n (se incluyen las im谩genes)
JES脷S DE NAZARET
Se habr铆a sacado a los 16 a帽os (su vida oculta, no mencionada en la Biblia)
Practicaba ritos sexuales con Mar铆a Magdalena (se revelan cuales)
Tuvo varios hijos (se revelan sus nombres)
No naci贸 en Bel茅n
Su padre no era Jos茅, sino otro hombre (se revela su nombre)
[Entre varias cosas m谩s]

Losensayos


______________________________________________________
<< Artículo anterior | Artículo siguiente >>
______________________________________________________